INVALIDEZ

Póngase en contacto con nosotros en el número de teléfono
900 83 30 20

Trabajamos en toda España

UNA INVALIDEZ TOTAL O PARCIAL SIEMPRE VIENE PRECEDIDA DE UNA LESIÓN INVALIDANTE QUE GENERA UNA PENSIÓN DETERMINADA


Una invalidez o las incapacidades laborales se corresponden con aquellas situaciones en las que, bien por padecer una enfermedad o haber sufrido un accidente, una persona ve disminuida su capacidad para desempeñar un puesto de trabajo. Con carácter general, pueden clasificarse de diferentes formas. Estas diferentes formas son:

Temporal - Permanente parcial para la profesión habitual - Permanente total para la profesión habitual
Absoluta - Gran invalidez - Lesiones permanentes no invalidantes

En Durán y Durán Abogados sabemos que siempre hay algo de confusión a la hora de establecer la definición de cada uno de estos tipos de invalidez laboral, por ello, queremos hacerte una muy breve descripción.


Es fundamental que tengas claro qué tipo de invalidez se dictamina para que puedas seguir trabajando, o no, en tu profesión habitual.

Como hemos hecho en el párrafo anterior, pasamos a explicarte con algo más de detalle cómo funcionan los diferentes tipos de invalidez.

-Temporal: Que es la que se produce cuando el trabajador, debido a una enfermedad o accidente, está imposibilitado temporalmente para trabajar y precisa asistencia sanitaria de la Seguridad Social.

- Permanente: Que se plantea cuando la persona, estando afectada por un proceso patológico o traumático derivado de una enfermedad o accidente, ve reducida o anulada su capacidad laboral de forma presumiblemente definitiva.

Dentro de este tipo de invalidez se distinguen distintos grados:
- Parcial para la profesión habitual: La que ocasiona una disminución no inferior al 33% en el rendimiento para dicha profesión.
- Total para la profesión habitual: Es la que inhabilita al trabajador para su profesión habitual pero puede dedicarse a otra distinta.
- Absoluta para todo trabajo: inhabilita al trabajador para toda profesión u oficio.

Otros tipos de invalidez son:
- Gran invalidez: Cuando además necesita la asistencia de otra persona para los actos más esenciales de la vida.
- Lesiones permanentes no invalidantes: Que se corresponden con aquellas lesiones, mutilaciones y deformidades causadas por accidentes de trabajo o enfermedades profesionales, que sin llegar a constituir incapacidad permanente, suponen una disminución de la integridad física del trabajador.



lucha

Es importante conocer tu grado de invalidez

lucha

La pensión resultante, es fundamental para tu independencia

lucha

Frente a cualquier problema, contacta con nosotros

lucha

Te daremos la máxima cobertura


SI TIENES DUDAS ACERCA DE LA RESOLUCIÓN DE TU INVALIDEZ, CONTACTA CON NOSOTROS


Desde Durán y Durán Abogados, hemos de indicarte que derivado de las diferentes clasificaciones de invalidez, se derivan dos tipos de pensiones básicas (ayudas). Con carácter general se puede hacer la siguiente distinción: - Pensiones contributivas: son prestaciones económicas y de duración indefinida, aunque no siempre, cuya concesión está generalmente supeditada a una previa relación jurídica con la Seguridad Social (acreditar un período mínimo de cotización en determinados casos), siempre que se cumplan los demás requisitos exigidos. Entre ellas se contemplan las previstas para hacer frente a la falta de ingresos del trabajador que padece una incapacidad permanente en grado total, absoluta o gran invalidez.
- Pensiones no contributivas: son prestaciones económicas que se reconocen a aquellos ciudadanos que, encontrándose en situación de necesidad protegible, carezcan de recursos suficientes para la subsistencia en los términos legalmente establecidos, aún cuando no hayan cotizado nunca o el tiempo suficiente para alcanzar las prestaciones del nivel contributivo. Entre ellas se contempla la prestación para hacer frente a situaciones de invalidez, que implica una prestación económica, asistencia médico-farmacéutica gratuita y servicios sociales complementarios. Para tener derecho al cobro de una pensión no contributiva por invalidez habrán de concurrir en el interesado, además de otros requisitos – edad entre 18 y 65 años y residencia en España - tener reconocido un grado de deficiencia / minusvalía igual o superior al 65 % y que los ingresos económicos que se perciban no superen una determinada cantidad, dependiendo de si se vive sólo o dentro de una unidad familiar.

DESDE DURÁN Y DURÁN ABOGADOS SABEMOS QUE TE HACES LA SIGUIENTE PREGUNTA


¿Es compatible la pensión por invalidez permanente con el cobro de un salario…?
La regla general es que si el trabajador puede pasar a prestar una actividad compatible con su estado, tal actuación es conforme a Derecho. No es necesario cambiar de empresa, sino únicamente que el nuevo puesto, las nuevas funciones, sean perfectamente compatibles con la capacidad residual, y con la dolencia o lesión existente. Desde Durán y Durán Abogados hemos de indicarte que, lógicamente, se trata de una cuestión práctica que debe ajustarse tanto a la profesión habitual de la persona; a la concreta lesión que supone la pérdida de capacidad; y al nuevo trabajo propuesto por el empresario. Una vez teniendo dichos datos, se podría determinar la compatibilidad del trabajo prestado por la persona en situación de incapacidad permanente total, y la prestación económica percibida por la Seguridad Social.

Desde Durán y Durán Abogados sabemos que también te haces otra pregunta esencial:

Si he trabajado para una empresa a la vez que he cobrado una pensión por invalidez, ¿Qué pensión de jubilación me queda…?

El artículo 122.1 del Real Decreto Legislativo 1/1994, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social (BOE 29/06/1994), establece que las pensiones del Régimen General serán incompatibles entre sí cuando coincidan en un mismo beneficiario, a no ser que expresamente se disponga lo contrario, legal o reglamentariamente. En caso de incompatibilidad, quien pudiera tener derecho a dos o más pensiones optará por una de ellas, renunciando a la otra, para lo cual se recomienda informarse en la propia Seguridad Social al respecto. En el supuesto de las pensiones por incapacidad permanente, conforme al artículo 138.1 LGSS, dichas prestaciones no se reconocerán cuando la persona tenga derecho a percibir la pensión de jubilación. En el caso de que ya disfrutase de la prestación por incapacidad permanente, ésta se transformará en una prestación de jubilación, con la misma cuantía y condiciones que las que viniera percibiendo. Es decir, que tu pensión de incapacidad pasará a ser de jubilación, con una revisión de la base de cotización proporcional a lo cotizado en la empresa para la cual has trabajado. De todas maneras, te recomendamos que te pongas en contacto con nosotros, con Durán y Durán Abogados para que podamos afinar en estos términos tan complejos.


En Durán y Durán Abogados te daremos la máxima cobertura


Contacta con Nosotros

General

900 83 30 20

aduran@duranyduranabogados.com



Administración

900 83 30 20

aduran@duranyduranabogados.com

Envíanos tu Mensaje!

Facebook

LinkedId